Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

jueves, 28 de junio de 2012

Diferenciar urgente de importante

diferenciar urgente de importante
Diferenciar urgente de importante, constituye una necesidad en el proceso de dominar el estrés, ya que el hecho de visualizar cómo podemos organizar la agenda para no dejar de dedicar tiempo a nuestras verdaderas prioridades, ayuda a sentirnos más tranquilos y confiados en que alcanzaremos nuestros objetivos. Las siguientes sugerencias contribuyen a esta distinción;
[Imagen: Imagerymajestic/FreeDigitalPhotos.net]

1) Escribe tres listas con aquellos objetivos significativos que consideres puedes alcanzar en 1, 6 y 12 meses. ¿Cuáles son? ¿Qué relación existe entre unos y otros? ¿Colaboran determinados objetivos en la realización de otros? ¿Apuntan todos a algún fin en particular? Dentro de cada una de estas listas, puedes establecer el orden que consideres más conveniente, tratando tranquilamente de diferenciar urgente de importante

Así podrás ver dentro de cada una y en las tres como totalidad, cuáles son las actividades que ubicarías en primer lugar, cuáles serían las prioridades medias y cuáles pondrías en un tercer lugar posponiéndolas durante cierto tiempo, sin que ello afecte a tus metas principales y que incluso puedan requerir la realización previa de otras tareas para concretarse más fácilmente. Por ejemplo, si en tus objetivos más inmediatos se encuentra aprender un tema, puedes ubicar en tu rutina los momentos más convenientes para buscar y adquirir el material, para leer y practicar y qué cantidad de días ha de implicar cada etapa. Recuerda planear cada actividad diaria con un intervalo de tiempo.

2) Una vez transcurrido el primer mes, si realizas una nueva lista de prioridades más inmediatas advertirás ciertos cambios. Examina cada objetivo en detalle, y anota actividades específicas para realizarlos. ¿Qué prioridades te gustaría concretar primero y por qué? ¿Hay algunas que te interesen más que otras? Es necesario que tu rutina incluya tareas relacionadas con los objetivos más inmediatos que quieres alcanzar, puedes ayudarte colocándote carteles recordatorios en lugares que sabes que verás.

3) Es conveniente que marques fechas límite para desarrollar distintas acciones relacionadas con tus objetivos. La intención aquí no es causarte estrés, sino dar lugar a un proceso de autoconocimiento acerca de cómo manejas y piensas el tiempo, qué circunstancias son las que suelen llevarte a posponer o cambiar planes. 

Muchas veces lo que nos parecen urgencias, no se relaciona con lo que realmente queremos sino con lo que desean otros, pudiendo ser incluso asuntos triviales. Las prioridades, tienden a relacionarse con objetivos de desarrollo personal y con cómo queremos alcanzarlos. Seguir los pasos anteriores, te ayudará a observar mejor cuántas de las exigencias que considerabas apremiantes realmente no podían esperar, o si siempre necesitaban que las atendieras tú, lo cual te habilitará a administrar mejor el tiempo, tener mayor control sobre el estrés y diferenciar urgente de importante.