Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

miércoles, 11 de julio de 2012

Un romance en el trabajo, ¿es conveniente?

un romance en el trabajo, ¿es conveniente?

Un romance en el trabajo, situación nada extraña considerando la carga horaria que pasas en este lugar, donde las personas con las que compartes ese tiempo, en especial quienes más te agradan, terminan ocupando un lugar en tu vida. Así como pueden surgir amistades, teniendo oportunidad de intercambiar opiniones sobre distintos temas más allá de lo laboral, también puede pasar lo mismo en el terreno amoroso y sentir que ese compañero o compañera, que quizás esté en un puesto jerárquicamente igual, inferior o superior al tuyo, resulta ser más especial de lo que imaginabas. Es normal entonces, que te surjan dudas acerca de las consecuencias que embarcarte en una relación tendría en tu carrera, por lo que te preguntarás si es conveniente.

Un romance en el trabajo puede tener sus ventajas y desventajas. Dentro de los aspectos positivos, existe básicamente una mejora en el desempeño a causa de experimentar mayor motivación e interés, en especial comparten algunas tareas, lo cual repercutiría favorablemente en tu productividad y en tu escenario laboral en general. También es frecuente un menor absentismo, más allá de que seas responsable y rara vez faltes, con un romance en el trabajo te esforzarás en prevenir cualquier percance que te impida ir.

Por otra parte, los aspectos negativos suelen presentarse cuando la dinámica de la pareja se quiebra o está en crisis, reflejando desencuentros o conflictos de intereses. Ello en primer lugar causa estrés ya que debido a tensiones entre ustedes, puede que en realidad no quisieras compartir más tiempo con este compañero. Los demás colegas suelen notarlo, en especial cuando el mal humor que te genera se hace muy evidente, surgiendo entonces los rumores. La ruptura del vínculo también puede dar lugar a situaciones de abuso, ya se trate de acoso en especial si uno quiere continuar la relación y el otro no, o bien de abuso de poder particularmente si uno tiene un cargo superior. A su vez, el rendimiento puede descender, ya sea a causa de los problemas entre ustedes, o incluso si la relación es positiva y permiten que los desconcentre.

Tal como ocurre en otros ámbitos, lo que sucede con un compañero de trabajo puede tener distintos desenlaces. Quizás se focalicen en la afinidad sexual, o bien apunten a un vínculo sólido con planes comunes a largo plazo. En cualquier caso, es importante mantener una comunicación sincera y fluida, teniendo ambos claro lo que cada uno espera del otro y de la relación. Incluyendo cómo imaginan y desearían que quedara su situación laboral si terminaran. ¿Podrían seguir trabajando juntos? ¿Serían reubicados?

Es necesario dedicar tiempo a conocer al compañero, animándonos a verlo como es y no como queremos que sea. Nadie es 100% objetivo, pero podemos apelar a nuestra capacidad de reflexión y franqueza con nosotros mismos. Ello implica una verdadera intención de escucharle, sin anticipar respuestas, pídele que te repita algo si no le comprendes del todo. Relájate, es muy útil para registrar distintos aspectos, incluyendo su tono de voz y gestos según los temas. ¿Qué sientes cuando se comunican? ¿Cómo han cambiado tus sentimientos desde que te propusiste conocerle mejor? ¿Qué acciones o palabras suyas te agradan y cuáles no? ¿Qué consecuencias tendría en diferentes áreas de sus vidas si la relación se conociera?

Empatizar con tu compañero, mantener la receptividad y atención  a tu registro emocional, y no juzgar apresuradamente, te será de gran ayuda para tomar la decisión con la que mejor te sientas. Así, podrás evaluar según las circunstancias específicas y las características de personalidad de ambos, si es conveniente o no tener un romance en el trabajo