Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

lunes, 3 de septiembre de 2012

Ataque de pánico, ¿qué es y cuál es su tratamiento?

ataque de panico que es y cual es su tratamiento
Imagen: Chelsea/Sxc.hu


Probablemente, en algún momento hayas escuchado la frase ataque de pánico o crisis de ansiedad. Si no lo has padecido, quizás algún familiar, amigo o conocido sí, o puede que te enteraras por los medios de comunicación que alguna persona famosa tuvo uno. Pero, ¿en qué consiste este tipo de episodio tan nombrado actualmente y cuál es el tratamiento de un consultante que asiste a terapia?   

El ataque de pánico puede desencadenarse por una situación estresante, o incluso aparentemente de la nada. El episodio comienza repentinamente, terminando en 10 minutos o menos. La persona suele tener la sensación de que un gran peligro la asecha o que tendrá un ataque cardíaco, siendo especialmente común el miedo a perder el control o a enloquecer, todo lo cual suele acompañarse de la necesidad de escapar. Los síntomas son sudoración, palpitaciones, espasmos o temblores, ahogo, opresión en el pecho o el abdomen, náuseas, mareo o confusión. 

La sensación de estar al borde de la muerte durante el ataque de pánico es muy real, de ahí también que quienes lo padecen se preocupen tanto por intentar evitarlo. Esta situación puede dar lugar a fobias, ya que es muy común que a las personas les inquiete tener una crisis en público, lo que suele ir de la mano con un recorte de sus actividades habituales.

**¿Cuál es el tratamiento?

Teniendo en cuenta, que muchos de los síntomas pueden ser confundidos con problemas cardíacos, es importante consultar con un médico para un diagnóstico diferencial. Puede ocurrir también, según el caso, que se prescriba medicación, como por ejemplo antidepresivos u otros. En esta línea, se ha comprobado la efectividad de la integración del tratamiento medicamentoso con una terapia de tipo conductual.

El abordaje conductual del tratamiento del ataque de pánico, permite que la persona aprenda técnicas de enfrentamiento en lugar de buscar evitar el miedo, identifique pensamientos automáticos, reconozca falsas alarmas pudiendo entonces pensarlas como desagradables y no como peligrosas en verdad, desvincule las reacciones de pánico de las sensaciones físicas, y se acostumbre a pensamientos más positivos a la vez que realistas respecto al presente y al futuro.

Para ello, en terapia se trabaja con técnicas que permiten una mejor adaptación a estímulos presentes en la rutina diaria que resulten atemorizantes, así como técnicas de relajación y reaseguramiento, que contribuyen también a que el consultante identifique cuándo comienza a sentirse ansioso. Decidirse a iniciar un tratamiento, es  un importante paso para mejorar la calidad de vida, ya que disminuye considerablemente los episodios de ataque de pánico