Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

viernes, 7 de diciembre de 2012

Terapia de Yoga y sanación psico - física. Entrevista a Caitlin Vincek



terapia de yoga y sanacion psico - físicaeEntrevista a caitlin vincek
Que nuestros pensamientos y sentimientos repercuten en nuestra salud física no es novedad, ¿cuántas veces hemos escuchado por ejemplo, que el estrés crónico se relaciona con caída del cabello, alteraciones hormonales, dolores musculares, entre otros? Para acceder a un enfoque diferente de la relación mente – cuerpo, recibimos hoy a Caitlin Vincek, terapeuta de Yoga egresada del Phoenix Rising Yoga Therapy Training Centre, y actualmente directora del centro Radiant Inside, en Boulder, Colorado, Estados Unidos.


Bienvenida Caitlin, cuéntanos un poco de ti, tuviste una formación universitaria en Lingüística, ¿verdad? ¿Cómo se dio ese pasaje de tu interés del lenguaje hablado al corporal?

Gracias, sí, realicé una Licenciatura en Lingüística en la Universidad Middleburry, luego de graduarme en 2008 residí 1 año en Egipto, donde enseñé inglés y estudié árabe. Durante el último mes de mi estadía, me enfermé y empecé a vivenciar y pensar mi cuerpo de otra manera.

Tuve muchos problemas digestivos, me sentía muy cansada después de las comías, dormía mucho, se me hacía muy difícil trabajar, sentía que estaba muriendo, de hecho durante 2 años pensé que podría morir. Desde entonces, comencé a invertir mucho tiempo investigando sobre nutrición, relajación y salud psico – física. Durante este camino, descubrí la Terapia de Yoga y aprendí a escuchar la voz del cuerpo, ya que el dolor que experimentaba era la voz de mi cuerpo, la manera que encontró de expresar un malestar.


El hecho de haber estado en el exterior, en Egipto en particular, ¿influyó de alguna manera en tu investigación?

En cierta forma sí, ya que fue la primera vez que viví en un lugar donde no me sentía muy segura caminando por la calle, a causa de diferencias culturales de relacionamiento entre hombres y mujeres, en especial con una occidental no musulmana.


¿En qué consiste la Terapia de Yoga?

Es una forma de brindar apoyo a nivel físico, emocional, mental y espiritual a la vez. Antes de comenzar a ejercer como terapeuta, durante mi propio tratamiento de Yoga, en una sesión sentí el vívido recuerdo de una situación que viví con una amiga que falleció a los 15 años. Ella tenía cáncer en los huesos, los doctores demoraron en diagnosticárselo, y en mi sesión pude contactarme con mi registro corporal de todo el miedo y la angustia que había experimentado junto con mi amiga. Luego de reconocer ese miedo que conservaba, pude empezar mi camino de sanación.


Tu realizas un tipo específico de Terapia de Yoga, Phoenix Rising, cuyo nombre hace referencia a la mitológica ave Fénix que luego de consumirse en el fuego resurgía de sus cenizas, y más precisamente al ave levantándose, en el momento de resurgimiento. ¿Podrías contarnos sobre la misma?

Sí, el nombre remarca la experiencia de transformación que uno puede tener a través de superar la propia oscuridad. Se relaciona con reconocer la sombra que cada uno tiene en sus experiencias de miedo, trauma, enfermedad, ya que es al enfrentar esas cosas cuando surge la transformación, la sanación y el renacimiento.


Actualmente tienes un centro de Terapia de Yoga, ¿podrías contarnos acerca de las sesiones que ofreces allí?

La sesión de terapia Phoenix Rising dura 90 minutos. Comienza con meditación para facilitar la conexión personal con el cuerpo, entrando en un estado donde se puede sentir más y relajarse. Se trabaja con posturas de yoga asistidas, para así junto con técnicas de diálogo, ir abordando distintos temas que van surgiendo. El objetivo es que el cliente esté completamente relajado, flojo, y mientras se apoya en su propio cuerpo, le da el control del peso del mismo al terapeuta. Y éste es un punto interesante, porque aquí surge muchas veces el tema del control y de la confianza en el otro, el buscar siempre tener el control en la vida o no.   


En tu sitio web, también mencionas las técnicas de diálogo a las que acabas de referirte, de hecho dices que la terapia Phoenix Rising incluye elementos de psicoterapia, ¿podrías contarnos más acerca de estos elementos y el papel de las técnicas de diálogo?

Los elementos de psicoterapia, se toman exactamente del psicólogo estadounidense Carl Rogers, quien en su trabajo y enfoque humanista de la Psicología, desarrolló el concepto de “loving presence” sobre la importancia de la presencia de amor en la vida de las personas.

Las técnicas de diálogo se emplean mientras se realizan las posturas, por ejemplo, si alguien tiene problemas de espalda y se practica alguna postura para abrir la zona del corazón y surge algún miedo de tener el corazón abierto, en el sentido de amar a otra persona, se comienza el diálogo preguntándole qué sucede y a medida que la persona va hablando salen recuerdos que surgen del cuerpo, visiones, sentimientos y el terapeuta guía la reflexión.
 
Hacia el final de la sesión, se realiza una integración de todo lo que surgió, si dentro de lo que emergió hay algo que parece más importante se reflexiona especialmente sobre ese tema, cómo influye en la vida diaria actual. Si por ejemplo dice que no se siente bien, a veces le repito su afirmación y una vez que la escucha dicha por otra persona, comenzamos un proceso de reflexión sobre la misma. Es una terapia focalizada en el presente, en el ahora.


Por lo que cuentas, podemos ver que en tu trabajo las técnicas de diálogo son empleadas no para aconsejar sino para trabajar junto con el cliente, poniendo un orden en su pensamiento y discurso tal como se hace también en una sesión de terapia psicológica.

Claro, no se le da consejos porque es la persona quien decide al final lo que quiere hacer con su vida. Tiene que ver con la sabiduría que cada uno tiene en el cuerpo.


¿Cuál es la frecuencia de las sesiones?

Al ser muy removedoras y profundas, la frecuencia es de 1 vez al mes o cada 15 días, pero no más que eso para que el cliente tenga tiempo de integrar y procesar lo que sucede en cada una. Dependiendo del tema específico, la integración puede ser un proceso largo que tome más de un encuentro. Salen muchas cosas en las sesiones, el cuerpo, los músculos, los huesos, demoran más en procesar las cosas que la mente.


Un dato significativo es que en tu caso sólo trabajas con mujeres, ¿qué características destacarías de los resultados de la terapia Phoenix Rising en el trabajo con ellas?

Bueno, en primer lugar si bien mi clientela es sólo femenina, hay características de esta terapia que también pueden aplicarse a hombres, por ejemplo revertir patrones de conducta negativos y autolimitantes.

En el caso específico de las mujeres, se suelen trabajar temas referidos a roles femeninos actuales, y por ejemplo el estrés que les generan.

A su vez, y citando nuevamente mi experiencia en Egipto, cuando caminaba por la calle comencé a hacerlo de manera defensiva por miedo a que los hombres me tocaran, como suele sucederle a las mujeres occidentales allí, iba encorvada para proteger el corazón y el pecho. Muchas veces el cuerpo, la manera de portarlo, refleja los mensajes mentales que nos dirigimos, que pueden estar relacionados por ejemplo con la autoestima. Éste es un patrón bastante común en mujeres con problemas de autoestima, quieren proteger el corazón, el pecho es algo que los hombres te miran. Si caminas así, vas a tener mucho dolor en el cuello y la espalda, además de que no vas a estar abierta al amor.

Mujeres que hayan sido víctimas de abuso sexual, especialmente durante la infancia o la adolescencia, a veces caminan así como una forma de protegerse, y eso es algo que pueden cambiar y pueden sanar mucho. La Terapia de Yoga Phoenix Rising, es especialmente efectiva en el caso de mujeres que fueron abusadas.


Hace un momento mencionabas el estrés, tema del que Mi diván online.com se ha ocupado en anteriores artículos. ¿Cómo ha sido tu experiencia profesional en relación al mismo?

Prácticamente “todos” los americanos tienen mucho estrés, la Terapia de Yoga ayuda mucho con eso, ya que la persona puede relajarse y contactarse con el registro de su cuerpo, cosa que en la vida diaria no percibe. Aquí por ejemplo, las madres siempre están corriendo, pensando en los hijos. Si una persona está relajada y sintiendo en un nivel profundo, tiene una mayor visión interna de lo que le sucede. De acuerdo con Carl Rogers, cada uno tiene en su propio cuerpo la sabiduría necesaria para sanarse a sí mismo, la sabiduría viene desde adentro.

Muchas gracias Caitlin por tus palabras, por haber decidido compartir algunas experiencias profesionales y personales. Tu paso por Mi diván online.com ha sido muy interesante y ha aportado una visión diferente de la interacción cuerpo – mente.