Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Efectos globales de la meditación

efectos globales de la meditacion
Imagen: phaendin/FreeDigitalPhotos.net
En nuestras sociedades la meditación es muchas veces vista como algo extraño y difícil de alcanzar. Sin embargo, esta antigua práctica que permite recuperar y mantener la calma interior es muy sencilla. En la entrega anterior, abordamos los efectos psicológicos y físicos de las técnicas de relajación y su relación con nuestra respuesta global ante el estrés. Meditación y relajación son frecuentemente relacionadas a pesar de no ser lo mismo. Con sus similitudes y diferencias, ambas han sido estudiadas por la ciencia.

Tanto la relajación como la meditación contribuyen a mejorar la calidad de vida e implican un manejo beneficioso de la atención y los pensamientos, así como serenidad. La meditación por su parte, consiste en ejercicios mentales y físicos realizados lentamente que generan un placentero estado de bienestar, estando el sujeto muy lúcido y consciente, sintiéndose profundamente en paz al conseguir reposo psíquico y muscular.

Muchas personas suelen asociarla con lo religioso, por haber sido recomendada durante siglos por distintas religiones para apoyar el crecimiento personal. Sin embargo, la meditación no es inherente a ninguna religión. Cualquier persona puede meditar más allá de que decida darle a su práctica un significado religioso o no. 

La ciencia se ha interesado en la meditación puesto que los estados de conciencia que induce tienen efectos físicos medibles. Resultados de distintos estudios arrojan cada vez más información acerca de los beneficios de meditar. Entre ellos se ha descubierto que potencia la inteligencia, la creatividad, las conductas positivas y la concentración, a la vez que reduce la hipertensión y progresivamente va eliminando el estrés y el cansancio. Al favorecer la generación de conexiones cerebrales, quienes meditan con regularidad alcanzan mejores niveles de concentración que la mayoría de las personas.

Meditar unos 20 minutos diariamente, brinda un descanso profundo que disminuye considerablemente la tensión, ya que nuestra conciencia se encuentra en un estado de descanso distinto de cuando dormimos. Los efectos de la meditación son globales y se extienden a toda la persona.