Suscríbete gratis y entérate de todas las novedades por e-mail

viernes, 4 de diciembre de 2015

Buscar aprobación, autoconocimiento y fortalezas personales

buscar aprobacion autoconocimiento fortalezas personales
Imagen: Stuart Miles/FreeDigitalPhotos.net


Desde la infancia tendemos a buscar la aprobación de los demás, especialmente de adultos significativos. La imagen que primero nuestros padres, nos devuelven de nosotros mismos, se convierte en una suerte de guía que nos permite ir conociendo qué está "bien" y qué está "mal". Luego, al volvernos mayores, lentamente algo de nosotros va quedando atrás cuando insistimos frecuentemente en buscar aprobación. ¿Hasta qué punto nos distraemos con lo que otros esperan de nosotros? ¿Estamos abiertos al autoconocimiento y a aprovechar nuestras fortalezas personales?
Al ser seres sociales, sentimos la necesidad de ser aceptados en la sociedad y en distintos grupos dentro de ella. Cumplimos distintos roles en nuestra vida diaria, somos hijos, padres, hermanos, trabajadores de un determinado oficio o profesión, quizás estudiantes, practicantes de alguna filosofía o religión. Todos estos roles que desempeñamos en algún punto funcionan también como etiquetas, que de a ratos se interponen a la hora de apreciarnos como seres únicos y de apreciar también a los demás en su individualidad. Empero, cada uno de nosotros tiene algo único que lo distingue, incluyendo talentos y fortalezas de las a veces que no somos muy conscientes.
Estos aspectos fuertes nos ayudan a sentirnos internamente seguros, sin buscar la aprobación externa. Reconocerlos, apreciarlos y aprovecharlos ayuda entre otras cosas, a no internalizar comentarios negativos que nos lleguen (especialmente si los consideramos injustos), no poniendo en tela de juicio nuestra valía personal ni nuestro sentido de seguridad interno.
Lo curioso es, que el sentirnos a gusto, seguros y realizados no depende del reconocimiento ajeno sino del propio, y en esta línea, de hacer alguna actividad que nos haga especialmente felices y nos devuelva una imagen positiva de nosotros mismos. Puede ser una actividad relacionada con el trabajo o no. Encontrar placentero lo que hacemos, sentir que es importante para nosotros, que cada tarea que implica la hacemos lo mejor posible, disfrutando y permitiéndonos equivocarnos, especialmente si estamos aprendiendo o desarrollando habilidades nuevas.
Para conocer a esa persona diferente y única que cada uno de nosotros es, no es necesario que trasladarse a una isla desierta dejando todo atrás. Sin embargo, pasar algunos momentos a solas ayuda a contactarse mejor con el propio pensar y sentir sin distracciones, dejando de lado lo que ven o quisieran ver en nosotros los demás.
Construir una vida con la que nos sintamos satisfechos está estrechamente relacionado con seguir el camino de lo que realmente deseamos, y por tanto con el autoconocimiento. De ahí que nos sintamos con mayor energía y motivación con algo que esté relacionado con lo que deseamos y con el aprovechamiento de nuestras fortalezas personales.